Ensalada Waldorf.

Una ensalada sencilla, si eres un técnico en cocina podrás lograrlo. Mucha historia, la ensalada Waldorf, que seguro que has oído nombrar cientos de veces, pero que si te pasa como a mí habrás probado en pocas ocasiones.

La ensalada Waldorf nace a finales del siglo XIX cuando el maître del recién inaugurado Hotel Waldorf, Oscar Tschirky, inventó una ensalada que constaba sólo de tres ingredientes: salsa mahonesa, apio y manzana. La ensalada fue muy bien acogida por las clases más pudientes de la época que visitaban el hotel y pasó a convertirse en un plato estrella. Como curiosidad mencionar que en aquel entonces su precio era de unos 10 centavos, pero hoy se comercializa por unos 20 dólares en el mismo hotel.

Ingredientes para cuatro personas

  • Para la ensalada: 1 corazón de lechuga, 3 ramas de apio, 2 manzanas Granny-Smith, 125 g de nueces, 125g de uvas pasas.
  • Para la mayonesa casera: 1 yema de huevo muy fresco, 2 cucharadas soperas de vinagre, 150 ml de aceite de oliva, sal.

Cómo hacer ensalada Waldorf

Comenzaremos tostando ligeramente en una sartén las nueces.Cuando pasen unos minutos y las veamos tostadas, las reservamos mientras que enfrían y las partimos en trozos grandes.

Para hacer la mayonesa, en un bol echamos la yema de huevo, salamos y comenzamos a batir con batidor o las varillas de una batidora incorporando el aceite en chorro fino para que se haga la emulsión. Añadimos el vinagre y reservamos en frío.

Pelamos y cortamos las manzanas en dadao o bastones, el apio en trozos menudos y lavamos y centrifugamos la lechuga. Seguidamente en una ensaladera ponemos el apio, la manzana, la mitad de las nueces y las uvas pasas, echamos la mayonesa al gusto y mezclamos bien. En la fuente de servicio ponemos una cama de lechuga troceada, por encima la mezcla de apio, manzana, nueces y pasas con la mayonesa, y finalmente decoramos con el resto de las nueces. Servir rápidamente.

Waldorf Coll 1

Tiempo de elaboración | 20 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

Esta ensalada Waldorf, un clásico de la cocina norteamericana, es ideal cuando nos apetece una ensalada ligera, fresca y con poco trabajo. Podéis tener guardado en un recipiente hermético el relleno y añadirle la lechuga justo en el momento de servir, y así no perder tiempo en la cocina cuando el hambre aprieta.

Fuente: Directo al paladar.

Si te gusto esta receta compártela o danos un like.